Contacto| Localización y horarios

docutren Información documental ferroviaria

 

Estrategias Ferroviarias Europeas

Número: 47

1er Balance Global de Emisiones de CO2 en el Ámbito Ferroviario. La Línea de Alta Velocidad Rin-Ródano, al servicio de una Europa sostenible.


La actividad del transporte, en su conjunto, supone una importante contribución en las emisiones de gases de efecto invernadero, que en el caso francés se elevaría hasta el 27%. Por tanto, la transferencia de tráficos al ferrocarril, menos contaminante, es un instrumento de alta eficacia para corregir estas tasas de emisión. En Francia, se ha analizado en detalle el efecto de construcción de una nueva línea de Alta Velocidad y el resultado se incluye en el documento “Primer balance global de emisiones de CO2 en el ámbito ferroviario” que se presenta en esta edición de Estrategias. En este documento, la Agencia de Medioambiente y Control de la Energía (ADEME por sus siglas en francés, Agence de l’Environnement et de la Maîtrise de l’Energie) realiza un estudio completo de las emisiones producidas por la línea de alta velocidad Rhin-Rhône.
 
El análisis presentado en el documento se enmarca en el objetivo del Gobierno francés de reducir en el entorno del 22 % sus emisiones de gases de efecto invernadero de aquí al año 2020, utilizando entre otros métodos la implantación de una tasa sobre las emisiones de carbono, denominada “tasa del carbono”.
 
El método para la medición de estas emisiones será un punto clave en la implantación de dicha tasa, por lo que ADEME considera especialmente pertinente la evaluación planteada, ya que permite contemplar el conjunto de fases de un proyecto de transporte: concepción, construcción, operación y mantenimiento, mediante un balance global para ciclos de vida que varían entre 30 y 100 años.
 
El cálculo de la emisión de carbono se ha realizado para cada actividad a partir de factores de emisión ya utilizados por ADEME o elaborados específicamente en cada ocasión. Destaca que de todo el ciclo de vida de la infraestructura el apartado preponderante en relación con las emisiones de carbono es con diferencia la energía de tracción, por delante de la construcción de la línea.
 
El estudio concluye con que 12 años después de su puesta en servicio, la línea de alta velocidad Rhin-Ródano se convertirá en “carbono positivo”, es decir, que las emisiones evitadas por la trasferencia modal serán superiores a las generadas por el proyecto, prolongándose las ventajas medioambientales hasta el fin del ciclo de vida de la infraestructura, que puede estimarse en unos 100 años.