Contacto| Localización y horarios

docutren Información documental ferroviaria

 

Estrategias Ferroviarias Europeas

Número: 45

La Seguridad Ferroviaria en la Unión Europea: Resultados.


La seguridad es un tema prioritario en la política de transportes de la Unión Europea. El ferrocarril puede considerarse como uno de los modos más seguros de transporte, siendo esta característica, junto con su contribución al desarrollo sostenible, la que potencia su implantación y desarrollo en todo el mundo.
 
El presente número de Estrategias presenta el informe anual de la Agencia Ferroviaria Europea de 2009, denominado “La actuación de la Unión Europea en materia de seguridad ferroviaria”. Este informe es un paso intermedio entre el primer informe publicado por la Agencia, en 2008 y el siguiente que será publicado en 2010. Su objetivo es proporcionar una perspectiva general de las actuaciones en materia de seguridad ferroviaria europea en 2007 e información sobre el desarrollo de la seguridad y la presentación de informes de seguridad en 2008. En el mismo se recogen datos sobre accidentes correspondientes a los años 2006 y 2007.
 
Como temas de especial interés en el documento destacan:
 
  • La presencia en todos los países que conforman la Unión Europea, salvo Luxemburgo y Grecia, de Autoridades Nacionales de Seguridad (National Safety Authorities, NSAs) y Organismos Nacionales de Investigación (National Investigation Bodies, NIBs).
  • La coexistencia de dos normas comunitarias vigentes que exigen a los Estados Miembros facilitar datos sobre accidentes ferroviarios y que deberán evolucionar hacia una presentación única: Reglamento (CE)nº91/2003 y Directiva de Seguridad 2004/49/CE.
  • La preparación por parte de la Agencia de una base de datos histórica de accidentes graves que dará lugar al registro más completo de Europa sobre este tipo de accidentes desde 1990 hasta la actualidad.
 
Es significativo que el número de viajeros muertos en la red ferroviaria europea que presenta el informe es de 77 en 2006 y 70 en 2007, de los que la mayor parte corresponden a viajeros que intentaban subir o bajar del tren en movimiento, por lo que puede considerarse que el porcentaje de muertes causadas por accidentes tradicionales del movimiento de trenes, tales como colisiones, descarrilamientos e incendios fue cercano a cero.