Contacto| Localización y horarios

docutren Información documental ferroviaria

 

Estrategias Ferroviarias Europeas

Número: 16

El ferrocarril en Gran Bretaña: por buen camino.


Para estimular el debate sobre el futuro de los ferrocarriles y la política de transportes europea, CER ha publicado el ensayo de George Muir, director general de ATOC (la Asociación Británica de Operadores Ferroviarios) en el que recorre la evolución del sector tras la entrada de operadores privados en el Reino Unido.
 
El autor describe la situación actual del ferrocarril y cuáles han sido sus logros desde que el primer operador ferroviario privado pusiera en servicio el primer tren, diez años atrás. Revisa la estructura actual del sector, los aspectos más polémicos sobre las políticas públicas y el papel que desempeñan los operadores y el Administrador de Infraestructuras, Network Rail.
 
Muir recuerda que el proceso de privatización se inició en 1992 con la creación de Railtrack como único operador de red y la concesión de franquicias a operadores privados. Tras un largo periodo de desinversión en infraestructura ferroviaria por parte de Railtrack y los graves accidentes de Hatfield y Ladbroke Grove, el gobierno creó Network Rail en 2002. Desde esa fecha, afirma, la nueva estructura del sector fijada por el Gobierno ha permitido tanto la apertura real al mercado como la consolidación de las actividades de NR, que además ha ganado nuevas competencias en planificación, realización de proyectos y, especialmente, en el establecimiento de las relaciones con las operadoras, un asunto de vital importancia para el desarrollo ferroviario.
 
Muir afirma que, hoy, el ferrocarril puede considerarse un éxito: las cifras de viajeros están en alza y la satisfacción de los clientes es la más alta que ha habido en muchos años; el sector ferroviario, con muchos operadores y un único administrador de red, es fuerte y competente.
 
No obstante, considera que se está iniciando una nueva etapa, en la que se debe seguir mejorando en la prestación de servicios básicos, haciendo frente a los retos que plantean la necesidad de reducir costes, aumentar la capacidad de la infraestructura y responder a las demandas políticas y sociales del Reino Unido.